miércoles, 24 de agosto de 2022

Dónde colocar los relojes, según el Feng Shui

 

Puedo decirte con certeza que un reloj en tu ambiente (doméstico o laboral) es el instrumento ideal para introducir en nuestras vidas cierto orden, organización y ritmo.

Cuando escribo un post me gusta investigar y revisar la historia, ya que creo que es necesario conocer la base sobre cualquier tema que tratamos. Personalmente creo que la historia nos revela siempre de dónde venimos y nuestro evolución.




Hay documentos que avalan la existencia de relojes en China, alrededor de 3.500 años a.C (como los escritos sobre Feng Shui ). Otras culturas antiguas y coetáneas, como la Azteca o Egipcia, también muestran la presencia de este tipo de mecanismo y entendemos que eran los privilegiados los únicos que tenían acceso a estos artilugios. Es lógico pensar que las personas que trabajaban en el campo no precisaban conocer las horas, con mirar al cielo...

El nacimiento del reloj mecánico, como lo conocemos hoy en día, lo encontramos sobre el año 1.267 (aprox.). Leonardo de Vinci y Galileo son dos de los personajes históricos que han sido responsables de la evolución y perfeccionamiento del sistema.


La pregunta es: 

- ¿Qué relevancia tienen los relojes para el Feng Shui?

Los relojes merecen consideración específica y relevante en el Feng Shui, ya que lo consideramos una de las herramientas más poderosas y favorables de las que disponemos para llegar al propósito que nos hemos marcado.

- ¿Ya tienes definido tu propósito?

Espero acompañarte, o darte alguna idea, para que incorpores un reloj en la decoración de tu casa, con un sentido concreto.

Antes de empezar con la ubicación más apropiada, es interesante saber que los relojes como tales se consideran Elemento Metal, por tanto la direcciones asociadas son la dirección Oeste y Noroeste. Tener este dato te ayudará a ubicar un reloj de forma equilibrada en el espacio que lo quieras colocar.


¿Dónde es el mejor sitio para poner un reloj?


Los espacios más propicios sin lugar a duda son:
  • Cocina
  • Salón-comedor
  • Dormitorio
La presencia del ritmo que aporta un reloj a cualquiera de estos espacios tan importantes para la vida familiar, gracias a ese tic-tac de una manera sutil (pero continua) contribuye a seamos más organizados y ordenados.



El primer sitio que debe ser considerado al pensar dónde colocar un reloj de pared según el Feng-Shui, es la cocina.

En la cocina, un reloj tiene una gran utilidad ya que nos ayuda a guiarnos en los tiempos necesarios para cualquier tipo de cocinado, ayudarnos a seguir los horarios para cualquier tipo de actividad, ya que la cocina es el corazón de la casa.





Relojes en el salón-comedor.

En el salón-comedor, el reloj se debe colocar en una pared donde todo el mundo pueda ver la hora. Se debe tener en cuenta, a la hora de colgar el reloj en el salón, hacerlo a una altura adecuada.

También es recomendable procurar que lo pongamos en una pared que no tenga demasiados complementos decorativos.



Dormitorio principal.

La atmósfera que deseamos para nuestro dormitorio, no es para un reloj, ya sea un reloj de mesa o de pared; su tictac trae una parte de preocupación al espacio que puede impedir la relajación. 

En el dormitorio, lo mejor es un reloj de batería, ya que el reloj eléctrico crea campos electromagnéticos que son dañinos para la salud.

Difícilmente se puede prescindir de un reloj despertador, pero siempre es mejor guiarse por el reloj biológico interno. Si eliges un reloj de alarma, es mejor si es de tamaño pequeño para que se pueda quitar fácilmente del campo de visión, y, por descontado, que no haga ruido. 




Dormitorio de los más pequeños o habitación de juegos:

El incluir un reloj en su dormitorio o lugar de juego es recomendable a partir de los cinco años. Sobre esta edad, ya conocen los números y están preparados para aprender las horas del reloj.

Evitaremos que sea un reloj ruidoso, como mucho que marque únicamente el tic-tac y que contenga los números grandes. Tienen que estar a una altura adecuada al peque.





Habitación destinada a un despacho o lugar de estudio

En el caso de que tengas una habitación que puedas dedicar para trabajar o estudiar, es un buen lugar para colocar un reloj, ya que te ayudará a tener conciencia del tiempo, y su valor. Te ayuda a organizarte dentro de el horario establecido.





En los baños

En una casa familiar, puede ser de ayuda tener un reloj en el baño, visible desde la ducha. Esto ayuda mucho a los niños, y sobre todo adolescentes, a que tomen conciencia del tiempo y del agua que se está utilizando.






Que Evitar a la hora de colocar un reloj en cualquier espacio?

  • Colgarlos muy altos (nos dará la sensación de sobreesfuerzo para organizarnos).
  • Tener en casa relojes rotos o parados. Un reloj parado significa que para la vida. Esto puede detener la prosperidad y crecimiento.
    Nota: Si has heredado el reloj de tu abuelo, que es una maravilla pero no funciona, por favor, invierte en  repararlo. Una vez oigas de nuevo ese tic-tac en tu casa, fluirá un chi con un ritmo tranquilizante, reparador y protector.

    • Evitar tener un reloj en el recibidor enfrentado a la puerta de entrada, ya que las personas que entren en tu casa o empresa, sentirán una sensación de control, incluso de limitación de lo que debe durar la visita.
    • En un espacio laboral, o local de venta, el reloj no debe tener un espacio demasiado relevante, por muy bonito que te parezca, ya que puede provocar cierta ansiedad y ganas de marcharse.

    Los relojes en la actualidad y su relación con el Feng Shui.


    Es difícil sobreestimar la importancia del tiempo en nuestra vida: cura, borra los recuerdos, se transmite a través de los siglos y, lo más importante, "el tiempo es dinero"

    Si eres lector de este blog, sabes que la filosofía del Feng Shui tiene en cuenta muchos factores y su  influencia de las direcciones cardinales y la interacción de los sectores pakua, sino también en los parámetros del tiempo.

    Todo lo anterior nos permite a los profesionales averiguar la fecha del cambio más adecuado, u obtener información sobre los pilares del destino, tanto de la persona como del hogar.

    Por desgracia, hoy en día muchas de las patologías más comunes, como la depresión o la ansiedad, provienen de nuestra relación con el tiempo y cómo nos olvidamos de nuestro propio reloj biológico.

    No seamos como el icónico conejo del cuento de Alicia en el país de las maravillas, que simboliza como nadie la imagen de esa dolencia que define a muchos:
    ¡Admitámoslo, siempre tenemos algo que hacer, siempre estamos ocupados mirando el reloj! y con la indefinible angustia de no poder llegar a nuestras obligaciones.
    Este tipo de comportamientos se alimentan de la autoexigencia. Hay que cumplir rápido y hay que hacerlo a la perfección, dos dimensiones que sin duda nos abocan al abismo de la ansiedad y a esos estados psicológicos tan desgastantes.

    La cultura de la productividad y de la perfección, ha hecho que nos sintamos culpables por el mero hecho de darnos un tiempo donde “no hacer nada“. A veces, hasta intentando disfrutar de unas merecidas vacaciones, nuestra mente nos tortura con esos pensamientos sobre todas las cosas que, supuestamente, deberíamos estar haciendo.




    De ahí la gran importancia que siguen teniendo hoy en día los relojes, nada más y nada menos, que para vivir nuestro tiempo.


    ¡Que un chi, al compás del tic-tac, te acompañe!




     

    Imágenes: Pexels, Amazon, Equilibrio Feng Shui
    Fuentes: lamenteesmaravillosa.com


    4 comentarios:

    1. Montse, tu siempre tan acertada en tus posts !

      ResponderEliminar
    2. Mi sensación. De el tiempo es q se ma pasa, lo quiero aprovechar al máximo todos los momentos y esto también angustia....un poco!?

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Totalmente¡¡ vivimos de una forma acelerada queriendo sacar tiempo al tiempo para la una hiper actividad. La consecuencia, descontento, angustia, estrés, depresión...
        Hay que tomarse "tiempo" para no hacer nada¡¡.

        Eliminar

    ¡Es muy importante para mi, tu opinión! Gracias por visitar el blog.