Mostrando entradas con la etiqueta hábitos saludables. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta hábitos saludables. Mostrar todas las entradas

martes, 26 de mayo de 2020

Feng Shui, cocina y salud

La cocina es sin duda una de las partes más importantes de una vivienda. Hoy en día no solo es un lugar para cocinar o comer, es el corazón de la casa, es el motor del hogar.


Desde la fanpage de Equilibrio Feng Shui en Facebook, realicé una encuesta sobre el tema que más os interesaba. Ha quedado claro vuestro interés por el tema de la salud.

Para el Feng Shui una de las zonas más importantes de una casa es la cocina ya que en ella transformamos la energía de los alimentos que acabamos consumiendo.

Para el Feng Shui la cocina es una de las zonas más importantes de la casa.


Independientemente de todas las recomendaciones Feng Shui, hay una series de  cuestiones obvias que no se pueden ignorar en la cocina ya que es donde manipulamos, almacenamos y transformamos los alimentos en nutrientes energéticos que son los que promueven nuestra salud.

Así que antes de orientaciones, elementos, armonización, etc., empezamos por los básicos que siempre se deben cumplir independientemente de cualquier estilo decorativo.

Iluminación


La iluminación debe ser una prioridad en cualquier cocina, ya sea antigua o en proyecto de reforma.

Debe tener luz natural. Para los momentos del día que hay que recurrir a la iluminación eléctrica debemos favorecer una iluminación correcta y de bajo consumo (te recomiendo este artículo que trata exclusivamente de la iluminación de la cocina).

Hay que planificar la distribución de la cocina de forma que se aproveche al máximo la luz natural.

Siempre debe haber una luz general pero también una iluminación puntual para otras actividades que se realicen en ese espacio. NO debemos dejar zonas oscuras.

La cocina debe ser un espacio de trabajo seguro. En la cocina es donde manipulamos los alimentos y, por lo tanto, la iluminación debe respetar el color natural de los mismos, así que es recomendable la luz fría.



Planificación de la distribución


Debemos planificar la distribución de la cocina de forma que se aproveche al máximo el espacio disponible. Fogones, horno, microondas, etc., deben encontrarse en la misma zona y alejados, dentro de lo posible, del fregadero, lavaplatos y frigorífico.

Ahora sí que empezamos con los temas en los que el Feng Shui puede servir como herramienta muy poderosa para diseñar tu cocina en función de su orientación. Según el Feng Shui, cada dirección/orientación tiene unas propiedades que las determinan el número Ming Gua de los habitantes de la casa, elemento propio de la vivienda, etc.

Todos estos factores son determinantes para tener una cocina según los preceptos del Feng Shui ya que la idea es:


Que nuestra cocina sea un símbolo de prosperidad, riqueza y salud.


Para los escéptic@s, en este enlace podrás ver diferentes reformas que proponen los profesionales del ramo. Hay que unir el concepto de reforma con las recomendaciones Feng Shui (en ocasiones no es nada fácil, probablemente los profesionales te cuestionarán, sobre todo los colores), pero con estos datos tendrás argumentos para mantenerte firme en tu decisión y decidir lo que más te conviene, te beneficia y, sobre todo, te haga inmensamente feliz.

Hay ocho direcciones y cada una de ellas tiene diferentes propiedades y energía/chi.


Empezamos por la dirección  en la que, según el Feng Shui,  debería estar ubicada la cocina. Esta orientación es el Este, dirección/orientación  que identificamos como el área "Salud y Familia".


La dirección/orientación Este, además de todos los datos que nos proporciona su trigrama (marcado en el mapa superior), es el elemento que a su vez nos da la información del color, utilidad, tipo de energía que prevalece (yin-yang), momento del día, estación, etc.

El color que mejor representa el elemento Madera es el verde.

La orientación Sureste, también es elemento Madera. Esta dirección está asociada a "Fortuna y prosperidad".


Dirección Sur es elemento Fuego. El color más representativo de este elemento es el morado o rojo vivo. Este área representa la "Fama y reputación".


Dirección Suroeste es elemento Tierra. El color que representa esta dirección es el negro mate o marrón oscuro. Este área representa "Relaciones y matrimonio".


La dirección Oeste, al igual que la Este, es una de las más apropiadas para la cocina ya que es una energía que invita a disfrutar de los placeres de la vida y de la creatividad. El elemento de esta dirección es el Metal y el color que mejor representa esta dirección es toda la gama de rojos, granates y rosados.



La dirección Noroeste es elemento Metal. Este área representa la zona de ayudas y viajes. El color más representativo es el gris suave o color crema.


La dirección Norte es elemento Agua y corresponde a la zona de "Carrera profesional". El color crema o beig es el mejor, sobre todo con un acabado brillante.


Dirección Noroeste es elemento Tierra. Esta dirección hace referencia al área de "Saber y cultura". El color más apropiado para esta dirección es el blanco radiante (brillante).


Por último, la zona del centro, cuyo elemento es Tierra. Los colores más apropiados, en el caso de que vuestra cocina se encuentre ahí son el amarillo o naranja.


Esto son ejemplos para facilitaros la decisión. Os recuerdo que en el canal Youtube de Equilibrio Feng Shui cada elemento tiene un tutorial explicativo donde os facilito todos los datos necesarios de cada elemento y sus direcciones.

Este blog, a lo largo de su historia, ha ido publicando diferentes reformas realizadas según los preceptos del Feng Shui en diferentes cocinas. Te pongo los enlaces para que puedas verlas, incluida la mía.



¡Que un chi saludable y armonioso os acompañe!




Enlaces:





miércoles, 21 de marzo de 2018

5 recomendaciones para mantener saludable tu hogar






Nuestro hogar es el lugar más importante para nuestra vida diaria. En nuestro hogar descansamos, nutrimos, relajamos y, sobre todo, generamos la sensación de seguridad y salud.

Una vivienda, por muy humilde o sencilla que sea, debe reunir unas condiciones mínimas de higiene y cuidados.

1 Las paredes deben estar siempre en perfectas condiciones. No deben tener grietas, ni humedad. Siempre que sea posible, debes pintar las paredes de la casa, es la mejor forma de hacer una limpieza y cuidado en profundidad.


Pintar es la mejor forma que tenemos para "limpiar" la energía.

2 Stop radical a la humedad. Para tener a ralla la humedad debes ventilar a diario. Una correcta ventilación hace que los niveles de humedad se regulen.
Además de ventilar, debes dejar que la luz penetre en todos los rincones.

No puedo pasar este punto sin recordar que las plantas de interior son una buenas aliadas para mantener la humedad justa y necesaria.


Ventila la casa a diario y deja que entre la luz solar


3 Cuidado con los insectos: algunos mosquitos, arañas, chinches etc., ponen en riesgo nuestra salud.

Hay que evitar acumular materiales en desuso. 

Debemos utilizar trampas o el producto insecticida adecuado. De nuevo las plantas pueden ayudar a mantener algunos insectos fuera de nuestra casa.


Fuera insectos de nuestro habitat

4 Mentalizarnos y educarnos en el concepto "reducir energía". Todas las actividades de nuestra casa las hacemos consumiendo energía (lavadora, secadora, aspirador, etc.).

Es nuestra obligación tener la instalación eléctrica en buen estado y siempre que sea posible cambiar viejos electrodomésticos y bombillas a las de bajo consumo. Te aseguro que lo notarás en el recibo de suministro eléctrico.


Renueva los electrodomesticos por los más eficientes

5 Limpieza y orden no pueden faltar en un hogar saludable. Además de todos los beneficios conocidos, cuando adoptamos cualquier medida para mantener nuestro hogar "saludable" contribuimos, y educamos, a mantener y respetar el medio ambiente, y crear un estilo de vida libre de enfermedades.

Debemos cotruibuir y educar en respetar el medio ambiente.

Un hogar y una vida saludable conlleva fortalecer y crear unos determinados valores como: solidaridad, responsabilidad y (el que más me gusta) respeto por nosotros mismo y por lo que nos rodea.

Nuestra obligación es educar en el respeto, a nosotros mismos y a lo que nos rodea.

Hay infinidad de recomendaciones para mantener nuestra casa en un estado cuidado, saludable, y protector. Espero que estos cinco consejos te sean de utilidad.

Si tienes dudas a la hora de incluir plantas en tu casa aquí y ahora es el momento de dejarlas atrás. Si tus plantas viven bien en tu casa, tú y tu familia también lo haréis.

Algunos productos que te pueden interesar:



¡Que un chi de lo más saludable os acompañe!




domingo, 14 de enero de 2018

¿Problemas de salud?

Antes de realizar un informe personalizado Feng Shui, uno de los datos que solicito es una lista de aspectos generales que se quieren mejorar.

Cada persona tiene unas aspiraciones distintas, pero durante el año pasado en los informes que realice, tenían un punto en común que me ha llamado poderosamente la atención, hasta el punto que Equilibrio Feng Shui ha realizado una encuesta a través de Facebook, y ha quedado muy claro el interés que todos tenemos por la salud.

Por salud entendemos que es un estado completo de bienestar. Cuerpo y mente funcionan correctamente. Una persona saludable rinde al máximo en todos los ámbitos de su vida. Según la OMS, basta con mantener cierta actividad física y mental a lo largo de la vida.

El Feng Shui contempla todas las aspiraciones de las personas para llegar al fondo de la cuestión en cualquier tema. Además de indagar entre planos, números, elementos y demás, en el momento en que se empieza a vislumbrar algunas carencias en unas áreas u otras, que en consecuencia pueden afectar en la salud, es importante "preguntar y obtener respuestas sinceras" para poder tener una visión lo más amplia posible del problema.

Tirando del hilo, con preguntas sobre el tipo de problemas que se suelen tener, una respuesta que se repite casi siempre es: "estoy quemad@". Sigo indagando para dar un valor a las palabras (cuestión nada fácil ya que utilizamos las palabras con ligereza para explicar una situación puntual de descontento).

Sin embargo, si seguimos hablando del tema se puede descubrir que no es una "situación puntual". Es más, puede llegar a ser un transtorno/enfermedad laboral y que por descontado tiene un anglicismo que lo denomina: síndrome burn out. 


El estar "quemado en el trabajo" se conoce como el síndrome burn out.


 ¿Qué síntomas presenta?


  • Desgaste físico
  • Fatiga
  • Apatía por todo (no solo en el trabajo)
  • Sentimiento de soledad
  • Sentirse a disgusto (no solo en el trabajo sino incluso en casa)

Los expertos hablan de los síntomas relacionados, haciendo referencia a ellos como una experiencia de agotamiento emocional, despersonalización y reducida realización personal.

Desde luego es, o puede llegar a ser, un gran problema. Así leyendo vemos palabras y más palabras pero el sentido es realmente aterrador. Cuando nos referimos a "agotamiento emocional, despersonalización, etc.", conlleva que la persona tiene que realizar un sobreesfuerzo físico para vencer la sensación de hastío que padece hacia su entorno. Además de desarrollar una actitud o respuesta muy crítica hacia los demás.

El agotamiento emocional puede llegar a ser muy serio.

Cuando se entra en una espiral de mala actitud hacia los demás de rebote la persona pierde por completo la confianza en si mismo y tiene un concepto propio muy negativo.

Una persona no llega a este punto (estar quemado/síndrome burn out) de un día para otro. Esta sensación se instaura poco a poco en nuestras emociones hasta llegar a provocar el síndrome de estar quemado.

Si te encuentras en este momento dentro de este caos emocional, cuyas consecuencias para la salud pueden ser muy importantes, te invito a revisar cada punto, así podrás valorar tu propia situación.

Hay que cuidar expresamente el deterioro de la actitud ya que se relaciona con actitudes muy peligrosas para cualquier relación. Actitudes como el cinismo, indolencia e indiferencia nos llevan inevitablemente a un distanciamiento afectivo, ansiedad, cambios bruscos de humor, incapacidad para vivir de una manera relajada, conducta agresiva...

Descuidar nuestra actitud provoca unos daños emocionales muy severos: sentimiento constante de culpa, impaciencia, sentimiento permanente de soledad y aburrimiento.

Hay que cuidar nuestra actitud.



- ¿Te parece increíble?
- Lo entiendo perfectamente, me ha ocurrido lo mismo.

Lo anterior serían algunos de los efectos que provoca este síndrome a nivel psicológico y emocional. Ahora veremos los trastornos psicosomáticos.

Una afección psicosomática puede llegar a ejercer una influencia en el cuerpo. Independientemente de su causa emocional la enfermedad se hace evidente.

Cansancio hasta el agotamiento, malestar general, dolor muscular, dolor de cabeza, desmayos, vértigo, taquicardias y palpitaciones, trastornos del sueño, pérdida o aumento de peso, trastornos importantes en el sistema digestivo (úlceras), el deterioro del sistema inmunológico, hace que nuestro organismo quede totalmente expuesto.

Es lógico que con todo lo expuesto hasta este momento la persona que está viviendo esta situación note que pierde su calidad de vida y aumenten los problema con la pareja, familia, amigos y trabajo.

Una persona con el síndrome de estar quemado pierde su calidad de vida.




Sé que estas pensando: ¿qué tiene que ver el Feng Shui con todo esto?

- Pues ¡mucho!.

La máxima de la filosofía del Feng Shui es mejorar nuestras vidas en todos los aspectos.

Así que vamos a ver como podemos mejorar nuestro estado general. Desde este momento hablamos de
"Prácticas y hábitos saludables"

  • Practicar algún deporte (sea el que sea, prueba...anda o baila pero muévete)
  • Alimentación saludable y equilibrada.
  • Evitar el tabaco y el alcohol.
  • Revisar y mejorar todo lo que tiene que ver con el descanso y el sueño.
  • Relajarse...


Construye tus hábitos saludables



  • Incluye en la lista de "hábitos saludables" aplicar el Feng Shui en tu casa o puesto de trabajo.
  • Cambiar la atmósfera y el aspecto de nuestro hogar puede ayudar a que nuestra salud mejore. Todo es más fácil y grato en un ambiente limpio, ordenado y luminoso donde la armonía está presente en todos los detalles.
  • Comprobar que tu casa es un hogar saludable.


Comprobar si nuestra casa es un hogar saludable.


Un hogar saludable es aquél que brinda seguridad, protección, ofrece intimidad, es confortable y contribuye al bienestar de cada una de las personas que lo habitan.

Una vivienda saludable incluye, además de la casa, un entorno físico y una comunidad.

Es nuestra obligación para con nosotros mismos y con nuestra familia, desde nuestro hogar, "promover" la salud con unos hábitos de comportamiento saludable.

Por último querid@s lectores, tener en cuenta que no importa que cambies de decoración, que apliques el Feng Shui, incluso que cambies de casa o trabajo, lo que hay que cambiar son los hábitos de vida que nos han llevado a la situación en la que nos encontramos.


¡Que un chi de lo más saludable te acompañe!



Fuente: Equipo médico Advance Medical, Dra. Fuentes Pérez del Pozo.